domingo, 30 de octubre de 2011

Créeme que nunca había estado tan segura de algo, como de tí.
No quiero nada mejor ni regalado, aunque dudo que esto pueda superarse..
Puedo hablarte de revoluciones francesas si quieres, de noches sin dormir echando de menos, de minutos que no pasan; pero llegados a este punto creo que tenemos una forma mejor de entendernos.
Cierra los ojos y escucha lo mucho que te quiero principito, y ahora grábate bien en la cabeza que fuiste el mejor remedio para días grises que pude encontrar..

No hay comentarios:

Publicar un comentario